Cuando la policía descubrió lo que en verdad había al interior de la casa no lo podían creer. Hablamos de la joven que era la encargada de un albergue animal, pero que en realidad mantenía, prácticamente, un cementerio en su casa.

64 cadáveres de gatos, 43 vivos, 5 perros y un cerdo de unos 180 kilos son los animales que encontraron en la vivienda de Caycee Bregel, en una comunidad rural en Minnesota, Estados Unidos.

Lee también: Perro anciano fue abandonado y vagó por semanas hasta que lo rescataron, pero nadie lo quería por su edad

La joven de 25 terminó declarándose culpable por 13 cargos en su contra por crueldad animal, por lo que fue sentenciada a 200 horas de servicio comunitario, dos años de libertad condicional y no podrá dedicarse a cuidar ni poseer animales.

Junto a lo anterior, también deberá someterse a un examen psicológico, ya que decidió convivir con todos esos animales muertos.

Bregel era dueña de un albergue de animales en su propiedad en la comunidad de Farmington y fue gracias a quejas de los vecinos que la policía descubrió lo que sucedía en su interior.

Al entrar al lugar, rápidamente golpeaba un potente olor a orina y a heces, además “el excremento de los animales cubría pisos, paredes y ventanas” de la casa, de acuerdo a lo que señalan medios internacionales.

Según reportes policiales, algunos de los cuerpos estaban congelados en refrigeradores, mientras que otros 35 se estaban descomponiendo en el garaje de la casa. Autopsias apuntan que murieron por inanición.

En tanto que los que seguían vivos lo hacían en pésimas condiciones, “demacrados” y con signos de que no habían sido alimentados ni hidratados en días. Es por esto que veterinarios decidieron aplicarles la eutanasia.

Si bien la situación quedó al descubierto en 2018, recién ahora debió comparecer antes el juez, donde se le declaró culpable. 

Tags:

Deja tu comentario