Darío Badaracco (31), el único detenido por el femicidio de Araceli Fulles (22), murió tras recibir un ataque de otros reos en una cárcel de Argentina.

Según informa Clarín, el hombre recibió agua hirviendo y murió luego de resultar con el 60% de su cuerpo quemado.

Lo golpearon, lo patearon y le tiraron agua hirviendo sobre el rostro, tórax, abdomen, región inguinal y piernas”, afirmó una fuente al sitio trasandino.

Debido a la gravedad de sus heridas, el hombre murió el sábado a las 21:30 horas en el hospital de Olavarría, seis días después de recibir el ataque de dos reclusos.

Lee también: “Él solo paró cuando se cansó de golpearme”: Joven quedó desfigurada y acusa femicidio frustrado en Angol

Según el relato de los reos, los motivos del ataque fueron por “problemas de presos y los teníamos que arreglar así”. De igual forma, no se descarta un homicidio por encargo.

Badaracco fue detenido hace dos años al ser el principal sospechoso por la muerte de Fulles, una joven que fue descuartizada y, luego, enterrada bajo cemento en su propiedad.

El hombre ya había declarado como testigo en tres oportunidades y era el único detenido por el crimen, el cual tiene otros ocho imputados que esperaban el juicio en libertad.

Tags:

Deja tu comentario