Impactados quedaron los presentes en el bautizo de una guagua al ver cómo el sacerdote la sumergía con violencia de cuerpo entero una y otra vez. Por varios segundos el religioso tomó al bebé en sus manos, lo mecía con fuerza y lo introducía en la fuente con agua.

Toda la situación quedó registrada en un video que fue rápidamente compartida en redes sociales desde Rusia y se viralizó por todo el mundo debido a las acciones del sacerdote ortodoxo ruso Fotiy Necheporenko en la iglesia de Marienburg, en Gatchina, cerca de San Petersburgo.

En el mismo material se escucha a la madre, Anastasia Alexeeva, gritando ante la escena y dudando entre intervenir o no, hasta que no soportó los gritos de su hijo y decide acercarse.

Hizo todo para hacerle daño. Vio que era grande, que no era posible sumergirlo en una fuente tan pequeña. En vez de salpicarle agua en la cabeza con el agua lo sumergió a la fuerza”, comentó la mujer, según consignan medios internacionales.

En la misma línea, añadió que “fue sádico. Lo vi llorando y retorciéndose. Tenía miedo, corrí hacia él. Intenté quitarle el niño. Casi me prendo fuego yo misma porque mi bufanda tocó las velas alrededor de la fuente”.

La guagua quedó con arañazos en el hombro y el cuello tras la ceremonia.

Lee también: Se ganaron repudio global: Padres graban video mientras guagua salta de camarote y aterriza sobre su cabeza

“He estado bautizando así a los niños durante 26 años”, se defendió Necheporenko, quien habría criticado a la madre por “no saber de memoria el Padrenuestro y no ser suficientemente religiosa“.

Finalmente, respondió “¿qué pasó? Nada y no es mi culpa en absoluto“.

Tags:

Deja tu comentario