Un refugiado de Malaui no quedó conforme con la calidad de la marihuana que compró en Dublín, Irlanda, así que decidió ir hasta una comisaría para denunciarlo.

Al llegar donde la policía, Arthur Liwembe, de 34 años, mostró una bolsa con esta droga, la que es ilegal en Irlanda, y reclamó por su calidad.

Inmediatamente, fue detenido por la policía acusado de posesión de estupefacientes.

Lee también: Pidió ayuda a Carabineros y terminó detenido: Tenía 40 plantas de marihuana en su casa

El juez del caso, John Hughes, lo eximió de la pena más dura relaciona con este delito y lo condenó a cumplir con 200 horas de trabajo comunitario.

Sostuvo que el comportamiento del hombre fue “ilógico”, pero manifestó que entendía que estaba bajo “una psicosis inducida” por el consumo de cannabis.

Por su parte, Anne Fitzgibbon, abogada defensora de Liwembe, explicó que su cliente, que solicita asilo en Irlanda, tuvo una infancia “difícil” y que no ha vuelto a consumir drogas desde el momento cuando fue detenido.

Lee también: Niño encontró más de 1 kilo de metanfetamina dentro de un paquete de LEGO

Además, explicó que fue hasta la comisaría dublinesa preocupado por la calidad de la droga ya que, a su juicio, ésta podía ser “perjudicial para la salud de otras personas”.

Sobre la solicitud de asilo, las autoridades irlandesas la rechazaron y le pidieron que abandonara el país antes del 22 de junio.

Tags:

Deja tu comentario