Una educadora de Quintero analiza demandar al municipio de dicha ciudad luego que se filtraran imágenes amorosas de ella junto a un hombre que no era su marido en la vía pública y que desencadenaron en un quiebre matrimonial y familiar. 

Según relató a El Mercurio, el día 17 de marzo se encontraba en la plaza de armas besándose con un hombre que no era su pareja. Lo que no sabía en ese momento era que desde las cámaras de seguridad estaban vigilando el encuentro.

Luego de un par de días, su esposo llegó hasta las dependencias de su trabajo con fotografías de la infidelidad y le recriminó el hecho. La mujer no sabía como se había enterado, pero lo cierto es que un operador de la cámara de vigilancia realizó un seguimiento con acercamiento de alta resolución, le tomó una foto al monitor y se las mandó al marido de la afectada.

Esto no sólo la llevó a separarse de su pareja sino que también causó una crisis familiar, puesto que tras esta situación ya no ve a sus cinco hijos.

“Las cámaras son pagadas por la municipalidad para brindar seguridad, pero en las imágenes no estoy haciendo nada malo, ni robando ni cometiendo algo que infrinja la ley“, comentó al medio citado.

Lee también: Viralizan imagen de marino que le pagó el supermercado a indigente para que tomara once y viera el partido

El abogado de la afectada, José Aguirre, explicó que “la regulación de las cámaras de seguridad de los municipios es exigua. Hay tratados internacionales firmados por Chile que resguardan la privacidad e intimidad”.

Desde el municipio aclararon que las cámaras “sólo pueden ser operadas por personas autorizadas que no pueden entregar imágenes sino a fiscales y policías que las requieran para las investigaciones”. A pesar de esto, ordenaron una investigación para aclarar la situación y encontrar a los responsables.

Tags:

Deja tu comentario