El mes pasado en México, una pandilla capturó a un presunto violador para torturarlo, dejando que un pitbull terrier atacara sus partes genitales. La tortura, fue grabada por el grupo y  publicado en redes sociales en donde se muestra cómo el hombre es esposado e inmovilizado por cinco hombres.

Según reportan varios medios mexicanos e internacionales como El Imparcial, SDP Noticias y el Daily Mail, la banda estaría identificada como La Familia Michoacana. El hecho se supo a partir de la viralización de un crudo video que circula en redes sociales  y que se habría difundido con el fin de asustar y advertir a otros violadores.

Durante el acto, los torturadores prosiguieron a poner un paño en la boca del hombre para reprimir los gritos de auxilio y luego, un segundo perro pitbull aparece en la escena pero no participa de la mutilación.

Respecto al diagnóstico del supuesto abusador, el perro lo habría dejado con una herida abierta y sin ninguna de sus partes genitales.

Lee también: Gendarme acusado de permitir tortura a ecuatorianos denunció ‘montaje’ en su contra

Violencia en México

El país latinoamericano cuenta con las tasas de asesinato más altas del mundo, sumando 17 mil muertos el primer semestre de este año. Sin embargo, lo particular de este escenario es que la cifra no incluye tiroteos, secuestros, extorsiones y otros delitos graves, si no que la mayoría pertenecen a violencias de pandillas.

En la misma línea de violencia, las mujeres sufren especialmente las consecuencias, ya que cada día son asesinadas tres mujeres y otras 50 abusadas sexualmente.

De esta forma, las tasas de violación subieron a 12,6 casos por 100 mil habitantes sin considerar que muchos de ellos no se denuncian.

Según los medios locales, los métodos de tortura de las bandas criminales mexicanas han aumentado su crueldad en los últimos años, lo que ha generado que se ponga atención a los casos de impunidad en México, país en donde la policía comete actos corruptos y las personas y bandas criminales optan por hacer justicia ellos mismos.

Tags:

Deja tu comentario