Una medida de protección interpuso la fiscal Patricia Varas a favor de una pareja lésbica, luego de que denunciaran que recibieron agresiones lesbofóbicas por parte de un hombre en Renca, según consigna el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh).

En detalle, se ordenaron rondas periódicas de Carabineros en el domicilio de las mujeres por un plazo de 60 días, esto tras conocer los insultos, amenazas y golpes que recibieron por parte del sujeto identificado como Christian Mauricio García Silva.

Lee también: “El amor no pertenece a los heterosexuales”: Realizan besatón lésbica frente a local de sushi funado

El Movilh compartió un video en el que se encuentra el registro de las agresiones que denuncia la pareja.

M.J.Y.C. (38) y T.A.A.C. (44) pintaban la reja exterior de su casa cuando el hombre pasó por la calle y le dijo a la segunda mujer, quien tiene movilidad reducida, “córrete, maricona culiá”, en tanto que a la otra mujer le habría espetado “mira, tengo esto para ti, te voy a dar vuelta el choro, maricona culiá”, según el relato de ellas.

Tras esto, el sujeto roza su cuerpo con el de M.J.Y.C. y le habría dicho “te voy a chupar las tetitas como nadie para hacerte mujer, maricona enferma. Tengo el pico parado míralo”.

Ante esto, la vocera del Movilh, Daniela Andrade, aseguró que “la pareja increpó al agresor, advirtiéndole que cámaras estaban registrando el incidente“.

Él amenazó entonces de muerte a las mujeres, quienes pese a ello mantuvieron la calma. El victimario se apartó unos minutos, pero luego regresó para golpear a las mujeres. Este abuso es inhumano, despreciable, machista”, concluyó.

Lee también: Funas por violencia de género: ¿Cuál es el impacto psicológico que tiene para las denunciantes?

En tanto que T.A.A.C. relató que el hombre “comenzó a insultarnos, pasó por nuestras espaldas haciendo ruidos obscenos, gemidos sexuales. Me dijo ‘te voy matar maricona, pervertida culiá’. Levantó su mano para agredirme con su puño y un objeto de metal brillante que tenía entre sus manos, que después lo guardó. Entonces lo empujé para defenderme”.

Lo empujé nuevamente y entonces comenzó a agredirme con golpes de puños en mi cuerpo. Mi pareja se percató de eso y también lo empujó, perdiendo yo el equilibrio, y aún así él seguía con sus insultos, hasta que un vecino llegó al lugar y le pidió que se fuera a su casa, exigiéndole que cesara con sus insultos y amenazas”, cerró T.A.A.C.

Desde el Movilh señalaron que evalúan las acciones legales a presentar y ofrecer orientación psicológica a la pareja.

Tags:

Deja tu comentario