{"multiple":false,"video":[]}

La Brigada Antinarcóticos de la PDI La Calera detuvo un ciudadano peruano que en su estómago llevaba 97 ovoides de cocaína, un kilo 232 gramos, el cual quedó al descubierto por un perro detector durante una fiscalización a bus.
El extranjero fue identificado con las iniciales J.H.V.F. y su captura se concretó dentro de la operación denominada “Fortaleza”, donde en la plaza de peaje El Melón, los detectives procedieron a la revisión de un bus, que venía desde Arica con destino a Santiago.
En este contexto, se detectó que el imputado, quien venía como pasajero del bus, mostraba una actitud de nerviosismo y presentaba las características morfológicas como físicas de un “correo humano”. El perro detector de drogas “MALI” dio la alerta al ubicar en sus ropas un trozo de papel higiénico, los que contenían cuatro ovoides cubiertos con plástico.
Con estos antecedentes, el sujeto fue trasladado hasta el Hospital de La Calera, donde se comprobó la existencia de los ovoides en su abdomen. Evacuó un total de 97 ovoides, con el peso señalado.
Con las evidencias, V.F. quedó a disposición de la justicia imputado de infracción a la Ley de Control de Drogas (20.000).

Deja tu comentario