{"multiple":false,"video":[]}

La PDI se encuentra resguardando la integridad física del Gerard Ouisse, párroco de La Legua, quien recibió amenazas de muerte, e incluso supo que ya había un sicario designado para matarlo.

El párroco, quien ya cumple 14 años de servicio en la conflictiva población ubicada en la comuna de San Joaquín, hizo públicas las amenazas a sus feligreses en una misa el pasado 17 de septiembre, en la parroquia San Cayetano.

Sin embargo, la noticia no habría causado sorpresa, ya que muchos vecinos sabían que el sacerdote se encontraba en la mira de un grupo de narcotraficantes, información que también maneja la policía civil.

Al respecto, la PDI informó que el religioso desistió presentar una denuncia formal, afirmando que quería simplemente seguir con su vida en la población La Legua, según consigna radio Bio Bio.

Pero tras enterarse de la situación, fueron los mismos efectivos de la PDI quienes hicieron la correspondiente denuncia a la Fiscalía Sur de Santiago, con el fin de investigar los antecedentes en torno al supuesto encargo del asesinato del Ouisse.

Pese a que la policía está trabajando con vigilancia, el párroco se negó a contar con la compañía de los efectivos policiales, quienes hasta el momento no ha entregado nombres o direcciones de sospechosos.

 

Tags:

Deja tu comentario