{"multiple":false,"video":{"key":"crJWvRi25kGAchvn33670","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Este estremecedor caso se remonta desde el pasado viernes 2 de febrero, cuando se dio aviso de la desaparición de la pequeña en la localidad de Licantén.

Luis Vidal y su nieta E.C. salieron al bosque siguiendo a José Navarro para buscar un tesoro que supuestamente estaba enterrado en el lugar. Tras esto, Navarro agredió con una pala al abuelo de la menor, dándose a la fuga junto a ella.

La búsqueda de la niña se extendió por ocho días, hasta que el sábado se logró dar con su paradero y el de su captor, luego de que la hermana de éste, Olga Navarro, diera aviso a la policía de la presencia de ambos en su hogar.

José se habría entregado a la policía para evitar ser linchado por los vecinos del sector, y al mismo tiempo, en sus declaraciones a la PDI, se autodenominó como un “zorro salvaje”, señalando que con agua harina y tostada podía sobrevivir durante un mes en el bosque.

La menor apareció en buenas condiciones y sin señales de haber sido vulnerada por su captor, el que posteriormente declaró: “Háganse la pregunta de por qué la dejé viva”, desatando el enigma tras los motivos que tuvo para desaparecer junto a la niña.

De acuerdo con lo que señala la hermana de Navarro, él quiso protegerla de su abuelo, señalando que “no iba a permitir que le diera con el chuzo a la niña”. Además, agregó que cuando vio a la niña junto a su captor, Olga le preguntó cómo estaba, a lo que E.C. habría respondido que estaba bien y que él (José) la quería cuidar.

Por parte de la PDI entregaron un informe psicológico sobre José Navarro, quien presenta claras señales de ser un agresor sexual.

Ante este enigma, se decidió ampliar la detención en contra de Navarro hasta el próximo martes, cuando será finalmente formalizado por el caso. Mientras, la menor se mantiene internada en el Hospital de Curicó.

 

 

Tags:

Deja tu comentario