{"multiple":false,"video":{"key":"oVGo84G0ZG","duration":"00:04:20","type":"video","download":""}}

El primer imputado por homicidio de la subinspectora de la Policía de Investigaciones (PDI), Valeria Vivanco, estuvo 57 días en prisión por un crimen que el dijo desde el primer minuto que no había cometido. En ese sentido, Miguel Alejandro Caniupán de 19 años, que quedó en libertad el pasado 10 de agosto, accedió a responder algunas preguntas de manera exclusiva mediante vía telefónica, porque señala que aún no está preparado para enfrentar las cámaras. «Ese día ellos dicen que nosotros íbamos en persecución con ellos, en ningún momento pasó eso, ellos no se identificaron como policías y nosotros en ningún momento andábamos con un arma de fuego, no tenía pólvora en mi cuerpo», manifestó. Cabe señalar que, este viernes en entrevista con Radio Biobío, el director de la PDI Sergio Muñoz, reconoció que la bala efectivamente salió de un arma policial. En ese sentido, Miguel, al ser consultado si es que logró identificar quién disparó, indicó que “no puedo decir quien disparó porque yo no lo vi, pero si te puedo confirmar que en ningún momento teníamos una pistola”. Caniupán, sigue siendo investigado por la Fiscalía, aunque todas las miradas están dirigidas a los funcionarios policiales y el polémico informe del Servicio Médico legal, que señaló que la bala ingresó por la zona abdominal, sin embargo, según el propio laboratorio de la PDI, el proyectil ingresó por la espalda. La Fiscalía, ya pidió al servicio que aclare la contradicción.

Tags:

Deja tu comentario