Mientras que en la mayoría de los casos un velorio es sinónimo de tristeza, unión familiar y luto, en México los familiares de un difunto demostraron que podían representar todo lo contrario.

Los vecinos de un hombre, de 68 años, se dieron cuenta de que este había muerto. Ante tal hecho, llamaron con urgencia a sus seres queridos para que se hicieran cargo del cuerpo y su respectivas ceremonias fúnebres.

La familia del sujeto acudió al llamado, pero en lugar de tomar las riendas del velorio y la sepultura, no esperaron ni un día para desmantelar la casa del muerto. 

Así quedó registrado en un video viral que dejó en evidencia cómo en 30 segundos la gente pasa por al lado del cajón con diferentes objetos del inmueble.

Un microondas, ollas y bolsas con otras pertenencias del difunto, fueron subidas a un auto mientras uno de los vecinos intentó impedirlo.

Por último, demás está decir que los costos del funeral corrieron por parte de sus vecinos, quienes abandonaron el cuerpo del sujeto en el cementerio. 

Tags:

Deja tu comentario