El nacimiento de un ternero ha causado asombro, curiosidad y hasta asombro al rededor del mundo, ya que el animal tiene una mutación genética que hace que tenga un rostro muy similar al de un humano.

El animal nació en Villa Ana, en Santa Fe, Argentina, lugar desde donde se compartieron las imágenes hacia el resto del mundo, generado diversas reacciones.

Todo fue registrado por el cuidador del lugar, quien fue el primero en notar que los huesos de la cara del ternero no se desarrollaron como corresponde, según consigna Clarín. Específicamente, su cráneo, nariz y mandíbula son las partes comprometidas.

Lamentablemente, el ternero solo alcanzó a vivir unas horas, ya que no pudo alimentarse de su madre.

Lee también: Lo condenaron a 52 años de prisión por violación, pero ya está libre y se toma escalofriantes selfies entre turistas

Puede ser una mutación genética, es decir un cambio en la secuencia de un nucleótido o en la organización del ADN de un ser vivo, que produce una variación en las características de este y que no necesariamente se transmite a la descendencia”, detalló el genetista Nicolás Magnago.

El mismo profesional se hizo cargo de uno de los mitos alrededor de las mutaciones genéticas y la descartó de plano: la zoofilia, lo que descaró.

Es imposible que ese tipo de relaciones engendre vida entre un humano y un animal. La vaca tiene otro número de cromosomas que el ser humano, por lo cual ese cruzamiento generaría una célula inviable”, aclaró.

De la misma manera, negó que se trate de la cruza de una vaca con otro animal: “La idea de que si dos animales se juntan puede salir una cría con la mitad de cada uno es más bien una idea de ciencia ficción que otra cosa“.

Tags:

Deja tu comentario