{"multiple":false,"video":{"key":"czk2ZXo8O2e","duration":"00:07:25","type":"video","download":""}}

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA en sus siglas en inglés), exigió a la empresa Allergan el retiro a nivel global de los implantes mamarios texturizados de biocell y los expansores de tejidos que han sido relacionados con un inusual tipo de cáncer.

El cirujano de la Universidad de los Andes, Juan Pablo Cisternas, aseguró que esto no es nuevo, sino que se conoce hace 8 años tras la publicación del primer reporte que “demostró una asociación entre la postura del implante mamario y el desarrollo de un tipo de cáncer llamado linfoma anapásico de células gigantes”. Recién en el año 2017 se confirmó esta información.

Lee también: Ordenan retiro mundial de implantes mamarios texturizados asociados a un cáncer raro

El cirujano especificó que los implantes varían según la composición de su relleno, entre los salinos y los hechos por un gel de silicona, todos con una envoltura de silicona que se clasifica según su textura: lisos o rugozos (texturizados).

La empresa decidió retirar voluntariamente el tipo texturizado de implantes en países de Europa y América del Norte. Además, según el último reporte de la FDA ya se han registrado 573 casos en el mundo, cifra que llevó a países como Australia, Francia y Canadá a sumarse a la misma medida de eliminar este tipo de implantes. 

“La probabilidad de desatar este cáncer de este implante es de 1 de cada 30 mil pacientes operadas”, señaló Cisternas. Sin embargo, el problema no es específicamente con esta empresa, sino que tiene que ver más “con la forma de la cápsula de los implantes”, agregó el cirujano.

 

Importancia de la rutina de control y la información

El doctor Cisternas expresó la importancia de tener un control de rutina constante, ya que el hecho de poseer este tipo de implantes no es determinante para padecer la enfermedad, asi tampoco para las personas no operadas con la cirujía.

Lee también: ISP anuncia el retiro del mercado de implantes mamarios de la fábrica Allergan

Para este caso, las ecografías y mamografías son fundamentales para evitar problemas de salud mayores. “Si tenemos implantes, tenemos que estar alerta con un cuadro clínico que es característico, que se llama seroma tardío”, agregó el experto y que puede reconocerse gracias a deformidades o alteraciones en las mamas.

Sentir una dureza inusual o ver una forma peculiar en los pechos después de un año de ser operada, son factores suficientes para proceder a iniciar el protocolo de revisión del posible cúmulo de líquido que presente la zona afectada.

Te puede interesar: ¿Cómo prevenir el cáncer de mama a través de la alimentación?

“En Chile existen al menos 7 u 8 casos confirmados, luego de una larga serie de estudios en laboratorios especializados”, dice el cirujano y experto en operaciones reconstructivas. Su llamado es claro, “se pueden ocupar implantes de manera segura, pero poniendo especial atención al tipo de implante seleccionado, el bolsillo que se hace, y teniendo mucho seguimiento al cuidado posterior”.

Tags:

Deja tu comentario