Por María Luisa Carrión

El COVID-19 trajo desafíos en todos los niveles. Por supuesto, el primero de ellos es en el eslabón sanitario, pero también en materia económica.

Según una encuesta de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Chile, un 87% de las empresas asegura que no podrá sobrevivir más de tres meses sin ventas. Es más, un 40% afirmó que ni siquiera podrá soportar un mes.

Por eso, todo lo que se pueda hacer para ayudar, sobre todo a las pequeñas y medianas empresas, es bienvenido. Muchas de ellas han tenido que diversificarse, cambiar las estrategias e incluso comenzar a ofrecer sus productos por Internet. El mismo estudio señala que un 68% de las empresas que no contaba con e-commerce probablemente se adscriba a esta modalidad por el aumento de las ventas online.

Lee tambiénVenta online aumentó más del doble durante marzo en medio de aislamientos por COVID-19

Mientras, a nivel local, no son pocos los que han optado por adelantar el pago de algunos servicios para generar caja en los emprendedores y cobrar el producto una vez que la crisis haya pasado. Es el caso, por ejemplo, de manicuristas, peluqueras o algunas cafeterías.

¿Cómo ayudar a los emprendedores chilenos? Acá algunos ejemplos.

Una ayuda digital

La idea surgió en un par de horas y a los pocos días ya estaba en marcha. Un grupo de estudiantes de último año de Ingeniería de la Universidad Católica creó una plataforma digital para ir en ayuda de pequeñas y medianas empresas que se han visto afectadas por la emergencia sanitaria.

CCard es una plataforma que ayuda a los emprendedores o pymes dándoles flujos futuros de venta a través de gift cards. Lo que queremos ser nosotros es un punto de encuentro”, así lo explica Elías Saleh, uno de sus creadores

La idea es generar liquidez por medio de la venta de promociones que podrán ser usadas por los clientes cuando los locales vuelvan a funcionar de manera normal, aunque en algunos casos podrían ser cobrados de manera inmediata.

El portal con emprendimientos no sólo en la Región Metropolitana, es www.ccard.cl. Allí hay opciones de restaurantes, cafeterías, vestuario y accesorios.

Uno de los emprendimientos es Justo Café, un local ubicado en la comuna de Ñuñoa y que había tenido que cerrar sus puertas de manera temporal el pasado 18 de marzo. Gracias a la plataforma, han podido “ir amortiguando los gastos que significan estar todo este tiempo cerrados”, afirma Eduardo Aguilar, dueño de la cafetería.

La idea es que quienes puedan comprar su gift card van a poder cobrar el producto una vez que el local vuelva a abrir. “Todo granito de arena ayuda”, concluye Aguilar.

Mismo mecanismo están empleando en Vurger Joint, donde también cerraron al público de manera temporal el pasado 19 de marzo y han tenido que modificar todo su plan de acción. Por ejemplo, para tranquilidad de sus clientes más fieles, su dueño nos confirma que abrirán algunos días a la semana para realizar delivery y están evaluando la venta de una caja con productos.

También para ellos CCard es un respiro: “Nos da una tranquilidad momentánea, porque como todo emprendimiento estamos sujetos a obligaciones, con bancos, con arriendos, con los trabajadores. Por ahora estamos buscando la mayor cantidad de soluciones que nos ayuden en el corto plazo a no cerrar”, nos cuenta Thomas Kaminski, dueño del local.

Asimismo, invita a sus clientes a estar atento a sus redes sociales.

Lee tambiénBernardo Larraín y crisis por COVID-19: “El desafío es que los bancos hagan fluir la liquidez rápido hacia las pymes”

El turismo también sufre

Mencionar la Región de Atacama es también recordar sus hermosas postales: un desierto que asombra, unas playas que encantan, un paisaje que enamora. El turismo, con aquellos emprendimientos que te llevan a descubrir todos estos lugares, está en crisis. Prácticamente parado.

Atacama Walk es uno de ellos. Se trata de un emprendimiento familiar de Caldera, que nació hace 4 años y del que dependen al menos 5 familias. Hoy no tienen tours agendados y los costos fijos se están solventando sólo con ahorros.

¿Cómo ayudar? Álvaro Espinoza, líder del grupo, nos cuenta: “vamos a vender pre tours para el verano con promociones y tarifas convenientes. Ahí vamos a poner nuestras salidas más populares que tenemos, al menos desde Caldera y desde otros puntos de la región. Por ejemplo, 2 días y 1 noche en la cordillera o viajan 4 y pagan 3. Lo ideal es que vayan pre pagando para solventar los meses malos que se vienen”, indica.  Hay que estar atento a sus redes sociales.

Cambiar para triunfar

Otro rubro que se ha visto afectado es la distribución de frutas y verduras a restaurantes y grandes cadenas de comida rápida. La mayoría de quienes realizan esta labor son pequeños empresarios que reparten a diario sus productos y que hoy han tenido que cambiar de estrategia.

Una de ellas es la Sociedad comercial TML Ltda., que funcionaba desde el corazón de La Vega y que cambió los restaurantes por el reparto a casas particulares para poder sobrevivir estos meses de crisis sanitaria. “Las ventas no son lo que uno esperaría, pero ha servido para mantener el negocio”, nos señala Sonia Vergara, una de las socias del local.

Son muchos los “caseritos” de La Vega que están operando bajo este mismo sistema, venta de frutas y verduras con reparto a domicilio. El llamado es a apoyarlos con sus ventas, algunos ofrecen sus productos a través de las redes sociales y otros por medio de sus propios clientes. En el caso de Sonia Vergara, puede contactarla en el  Whatsapp +56954013594.

El sur también en problemas

Pero esto no es sólo en el norte, tampoco sólo del centro, en el sur también hay inconvenientes al igual que en el resto del país.

Puerto Varas, una de las ciudades ícono del turismo en la Región de Los Lagos, tiene a varios de sus restaurantes, cafeterías y locales cerrados.

Uno de ellos es Daruma Tea House, ubicado muy cerca de la costanera en la ciudad lacustre y que, por el momento, sólo está funcionado con delivery y con retiro en el local. “Nos ha ido bien, por lo menos para mantener a nuestros trabajadores con sus sueldos y para pagar el arriendo. Por ahora, los proveedores pendientes tendrán que esperar”, nos dice Camila Manríquez, una de sus socias.

A lo que agrega, “agradezco a los trabajadores que han entendido para que podamos mantener la pyme. Mi pareja y yo hacemos los repartos en nuestro auto y sumamos a PedidosYa para complementar”.

Y si de cambios se trata tenemos el testimonio de Carmen Arismendi. Pasó de preparar grandes eventos y masivos matrimonios en Puerto Varas y sus alrededores a realizar delivery de comida por las comunas cercanas. Nos dice que “nos ha ido bien. No nos podemos quejar, es una medida parche para poder mantener los trabajos”.

Así, por ejemplo, prepara pasteles de choclo, ceviches y otros platos que distribuye por Puerto Varas, Puerto Montt, Llanquihue y Frutillar. Preparaciones que puede disfrutar en familia, realizando el pedido a eventos@carmenarismendi.cl 

Lee tambiénValdés por medidas de la banca: “Habría preferido una acción más concertada en términos de escala de reprogramaciones”

“No decaer y ser creativos”

El llamado desde la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech) es simple. Reconocen que el panorama es complejo, que venía difícil desde el estallido social, pero piden a todos los pequeños y medianos empresarios no decaer y mantener la calma.

“A las pymes el llamado es a mantener la calma, a mantener la energía, a renegociar con todos los bancos, a renegociar con los proveedores, a mantener costos bajos y a ser muy creativos para intentar vender en esta crisis”, afirma Marcos Rivas director de Asech.

No duda en decir que para muchos esto puede ser un verdadero knockout, por eso pide bajar los costos e intentar no despedir gente. Aún no tienen un catastro, pero saben que hay microempresarios sufriendo.

¿Cuál es el llamado a la ciudadanía? “A la ciudadanía decirle que nosotros las pymes somos el generador del 50% de los empleos en Chile y somos el 13,6% de las ventas nacionales. Necesitamos que la ciudadanía entienda que las pymes somos personas que damos mucho empleo, somos de mucho esfuerzo y sacrificio. Pedimos que prefieran nuestros productos y que no nos regateen. Que nos paguen al día es una gran ayuda, para que podamos seguir manteniendo a nuestras familias y manteniendo a colaboradores que también tienen familia”, concluye Rivas.

Tags:

Deja tu comentario