Referencial

El aumento en el uso de los dispositivos tecnológicos, la frecuente exposición a la luz artificial y la fatiga visual, pueden ocasionar molestos y recurrentes dolores de cabeza. Sin embargo, existe un alto porcentaje de la población que sufre frecuentemente de cefaleas intensas y desconoce que estas son detonadas derechamente por afecciones a la vista o errores refractivos comunes no diagnosticados por especialistas, como miopía o hipermetropía.

El oftalmólogo de Clínica Ultravisión, doctor Andrés Palma, indica que “para prevenir la fatiga visual y un potencial dolor de cabeza, es recomendable parpadear de manera muy frecuente con el objetivo de distribuir la lágrima por la superficie ocular y generar una mejor agudeza visual. Sobre todo si se usa frecuentemente el computador u otro dispositivo similar, ya que si no es así, se afecta la calidad de la lágrima y esto puede ocasionar fluctuación de visión o fatiga visual”. En algunos casos esto puede derivar en dolor de cabeza.

Y es que, a quién no le han dicho, a raíz de un dolor de cabeza o migraña, que debe acudir a un oftalmólogo. Expertos advierten que sí existe una estrecha relación entre los problemas de visión y esta masiva afección. Cuando es así, se produce principalmente en personas que aún no han sido diagnosticadas con el problema visual, o bien que no reciben el tratamiento indicado.

Lee también: Estos son los alimentos que no deberías guardar en tu refrigerador

El dolor de cabeza producido por fatiga visual se caracteriza por ser bastante molesto, enfocarse en la frente y alrededor de los ojos. Además, muchas veces, produce lagrimeo, picazón y enrojecimiento de los ojos. Particularmente, el problema afecta a quienes padecen hipermetropía, error refractivo que genera dificultad para distinguir con claridad los objetos que están más cerca: textos en libros, celulares y computadores, y muchos otros.

El prevenir afecciones y patologías visuales se logra realizando exámenes preventivos y visitas periódicas al especialista”, dice Palma. “Pacientes con antecedentes familiares de alguna patología visual tienen que acercarse a la consulta con mayor relevancia. El control básico, en presencia o no de alteraciones visuales, debiera ser una vez al año. En presencia de alguna patología visual o con antecedentes familiares de glaucoma o enfermedad retinal, el control tiene que ser en seis meses o al más mínimo cambio en la visión del paciente”, enfatiza.

Lee también: Colegio de Nutricionistas entrega 10 consejos para prevenir enfermedades cardiovasculares

¿Qué beneficia o perjudica nuestra visión?

  • Leer con poca luz daña los ojos:Al hacerlo, estamos forzando más de lo normal nuestra visión, lo que provoca cansancio, pero no es 100% dañino. La recomendación es que siempre trates de leer en un lugar iluminado, más si eres estudiante o trabajador y pasas mucho tiempo frente a un computador. ¡Ojo! Siempre prefiere la luz natural antes que la artificial.
  • Estar en el computador afecta a la vista: ¡Falso! Según la Academia Americana de Oftalmología (AAO), esto no perjudica nuestra visión por lo que se recomienda tomar descansos, pues al estar mucho tiempo en el computador reseca los ojos y provoca cansancio o fatiga ocular.
  • Estar muy cerca del televisor también afecta la visión: Es un argumento conocido entre nuestros padres, pero no hay prueba científica de que esto nos afecte. De todas formas, si una persona se acerca mucho al televisor, a un libro cuando lo lee o incluso al celular, puede indicar que es miope, por lo que es recomendable que vea a un especialista.
  • La mala visión es hereditaria:Lamentablemente es cierto. Es importante que estemos atentos a los cambios de nuestros hijos, ya que si usted ha desarrollado algún problema ocular, es posible que en su familia lo hereden.
  • Sólo debes hacerte exámenes si tienes problemas a la vista: Esta afirmación es falsa. Es importante que visiten a un especialista por lo menos una vez al año aunque no tengan síntomas.
  • La zanahoria ayuda a nuestra visión: De alguna manera es cierto, ya que este alimento es rico en Vitamina A, lo que ayuda a nuestra vista. Pero no solo la zanahoria la tiene, sino que también los vegetales como el espárrago, la espinaca y los lácteos como la leche o mantequilla. Según la Academia Americana de Oftalmología, debemos mantener una dieta equilibrada para tener una buena vista.
Tags:

Deja tu comentario