{"multiple":false,"video":[]}

Comenzar a vivir solo es una de las grandes determinaciones que podemos tomar en nuestras vidas. No solo conlleva una carga emocional, sino también económica, pudiendo transformarse en una encrucijada para aquellos jóvenes sin experiencia en formar un hogar.

Según datos levantados por la empresa de arriendos Dada Room en Chile, la edad mínima en que los connacionales están dejando la casa de sus padres es a los 27 años, a diferencia de los Estados Unidos donde lo hacen a los 20 años.

Te puede interesar: Conoce los mejores alimentos para combatir las molestas alergias de primavera

En tanto, los datos estadísticos muestran que algunos de nuestros vecinos, como en Brasil, lo hacen a los 25 años y en Perú a los 29.

Por eso la pregunta lógica es ¿qué hacer cuando recién arrendamos o compramos nuestro propio espacio? ¿cómo amoblarlo para que sea se convierta en un hogar? Desde la empresa de profesionales del rubro de la construcción, Habitissimo, entregan cinco consejos para todas esas personas que están en el proceso de emprender el viaje hacia su primera experiencia de vida solos.

Te puede interesar: ¿No sabes qué ponerte antes de salir? Entérate por qué el tiempo está tan cambiante

No es necesario tener toda la casa amoblada desde el primer día: Es preferible ir comprando poco a poco muebles que necesitemos y que nos gusten.

Mide la casa antes de comprar cualquier mueble: En este punto es recomendable guardar todas las medidas en un formato que lleves para todos lados, ya que nunca se sabe dónde vas a encontrar ese mueble ideal para complementar tus espacios

Los colores pueden subir o bajar nuestro estado de ánimo: Recuerda que estos inspiran, calman y emocionan. Por ejemplo, el azul y lila relajan, el gris es ideal para dormir, el rojo nos entrega energía.

Te puede interesar: Si vives en Las Condes y cuidas de un adulto mayor ahora te pueden ayudar con un reemplazante

Las plantas deberían ser un buen aliado: son antialérgicas, purificadoras y, además nos ayudan a decorar.

Acepta muebles de tus amigos: Aunque la casa que estés amueblando sea la definitiva, aprovecha la generosidad y buena onda de tus amigos cuando te ofrezcan muebles que no usen.

Tags:

Deja tu comentario