Dejar el celular expuesto al sol en un vehículo, sobre la arena o en el bolsillo es algo que le puede costar muy caro al usuario. Así lo indican algunos expertos en tecnología en un artículo de Las Últimas Noticias, en el que se explican los efectos que puede generar la exposición fuerte del sol sobre un dispositivo móvil.

Mediante un experimento realizado por la empresa Mitek, se comprobó que dejar un teléfono dentro de un auto con las puertas cerradas y a todo sol durante una hora puede llevar a que la temperatura del equipo alcance los 72°.

Ante esto, las consecuencias son visibles: el desempeño del procesador y la memoria RAM se reduce notoriamente tras pasar los 60° y la bateria se comienza a degradar. Incluso, después de un par de golpes de calor, es posible que el celular deje de funcionar al poco tiempo.

También el sol puede hacer que el adhesivo que une la pantalla con el panel táctil se desprenda y en los celulares de gama baja, el plástico de la carcasa suele deformarse.

Según advierte al matutino el analista de celulares de LG Electronics, Miguel Simoes, “hay carcasas o protectores que pueden mantener un calor constante en el celular, haciendo que su temperatura quede atrapada en el interior y saturando físicamente al equipo, más aún si lo lleva en el bolsillo o cartera”.

Aunque hay dispositivos que cuentan con sistemas de enfriamiento interno, como es el caso del Galaxy Note 9, es recomendable descargar aplicaciones que miden el calor que genera el procesador y la batería para estar al tanto.

“La fiebre del celular es una señal de que algo no está funcionando bien; es mejor dejarlo tranquilo hasta que baje la temperatura“, asegura Marcelo Ponce, de Mitek.

Tags:

Deja tu comentario