El 25% de los chilenos y chilenas presenta un alto riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, según evidenció la última Encuesta Nacional de Salud 2016-2017, motivo por el que representa una alarma para una parte importante de la población.

Y para poder evitar complicaciones que expongan a las personas con patologías cardiovasculares crónicas, no sólo se deben tener en consideración la actividad física o ciertos alimentos, sino también medicamentos.

Lee también: 10 datos útiles para mantener a raya la otitis invernal

Es por eso que Loreto González, química farmacéutica del Servicio de Salud Metropolitano Occidente, explica los problemas asociados al consumo de ciertos medicamentos utilizados comúnmente que se deben evitar y que sólo puedes utilizar bajo indicación médica.

Antigripales: Estos medicamentos pueden ser muy seguros y efectivos para tratar los síntomas asociados a cuadros respiratorios, sin embargo, algunos de ellos pueden subir peligrosamente la presión arterial en pacientes hipertensos.

El principal responsable de esto es la pseudoefedrina responsable del efecto descongestionante, el que además aumenta los latidos cardiacos. Si eres hipertenso y además estás experimentando un cuadro respiratorio siempre revisa los componentes de los medicamentos que eliges para tratarte, incluso los que vienen en forma de té y asegúrate de que no contengan pseudoefedrina o cafeína.

Antimigrañosos: La mayoría de los medicamentos indicados para tratar migraña o cefalea contienen ergotamina o cafeína. Ambos compuestos pueden subir la presión arterial y ocasionar taquicardia. Evita el consumo de estos fármacos si tienes alguna patología cardiovascular y si te duele la cabeza sólo utiliza paracetamol en dosis seguras hasta que puedas consultar con tu médico.

Lee también: Niño de seis años grave tras ser empujado por desconocido desde décimo piso de un museo en Londres

Jarabes para la tos: Si bien en la mayoría de los casos estos medicamentos son de venta directa en farmacia por ser muy seguros, debemos recordar que la forma “jarabe” se relaciona con altas cantidades de azúcar. Si eres diabético, presentas tos y quieres utilizar algún jarabe siempre revisa si contiene azúcar, o sacarosa que corresponde al nombre formal de este componente.

Corticoides o corticoesteroides: Otro de los medicamentos que deben ser utilizados con precaución sobre todo en pacientes con patologías cardiovasculares, son los conocidos como corticoides o corticoesteroides.

Estos fármacos son muy efectivos para tratar algunos cuadros respiratorios, sin embargo y a pesar de su amplio uso, no son seguros cuando se utilizan en altas dosis y períodos prolongados ya que, entre otras cosas, ocasionan alzas de presión arterial y aumentos de glicemia fácilmente. Nunca utilices estos medicamentos si no son indicados por un médico, y procura utilizarlos sólo de la forma que este profesional te indicó.

Domperidona, clorfenamina y ciclobenzaprina: Finalmente y a pesar de que se indican constantemente para tratar algunos síntomas comunes a infecciones respiratorias o gástricas, evita utilizar medicamentos como: domperidona, clorfenamina y ciclobenzaprina por más tiempo del indicado por el médico, ya que su uso se relaciona con cambios en el ritmo cardiaco pudiendo desarrollar incluso arritmias cardíacas.

Tags:

Deja tu comentario