Por Alejandro Sepúlveda Jara
{"multiple":false,"video":{"key":"bHe2Fv","duration":"00:22:21","type":"video","download":""}}

“En Santiago, aproximadamente, el 40 por ciento de los árboles están secos, enfermos o viejos”, así de contundente es la cifra que entregó Jonás Figueroa, arquitecto, urbanista y profesor de la Universidad de Santiago (USACH), en conversación con #ElTiempoCHV Live, programa que se emite a través de las redes sociales de Chilevisión.

El experto asegura que el árbol “sufre más en la ciudad producto de la contaminación, por eso su durabilidad se ve reducida. Tal como los seres humanos, los árboles se secan y se enferman, y eso está pasando en nuestras grandes ciudades”.

Te puede interesar: ¿Qué es un río atmosférico? El causante del primer gran temporal del año en el sur

Jonás Figueroa añade que “Santiago requiere con urgencia árboles de hoja perenne. Necesitamos que tengan hojas en otoño e invierno, porque es ahí en donde urge purificar el aire. Pero, lamentablemente, nuestros árboles están desnudos cuando más los necesitamos”.

Según los cálculos del especialista, en Santiago se requieren dos árboles por persona. “Con eso mejoraríamos mucho nuestras condiciones ambientales, climáticas y paisajistas. Necesitamos manchones de árboles, porque tampoco sirve plantarlos en fila cada 5 o 8 metros. No más pasto, lo que necesitamos son árboles”, afirma.

Lee también: Confirman la llegada del fenómeno El Niño: Será un otoño lluvioso en la zona central

Plátanos orientales

Especialmente en primavera, muchas personas alzan su voz en contra de la masiva plantación de plátanos orientales en Santiago. Jonás Figueroa, catedrático de la Usach, no es de quienes estigmatizan esta especie arbórea.

“Los plátanos orientales tienen mala prensa. París, por ejemplo, está lleno de ellos y nadie se queja. De hecho, en San Felipe tienen muchos también y nadie reclama. Aquí en Santiago tiene que ver con más con la contaminación”, sostiene el arquitecto y urbanista.

“Los árboles que necesitamos son los nuestros, los autóctonos. Peumo, boldo, quillay, algarrobo, jacarandá, belloto, entre otros. Estas especies necesitan menos agua, porque ellos la retienen y están preparados para las sequías”.

Punto importante, ya que la zona central sufre su décimo año consecutivo de sequía. “En Santiago se riega muy mal con el sistema de mangueras. En general gastamos seis veces más agua de lo que realmente necesitan los árboles”, sostiene Jonás Figueroa.

Tags:

Deja tu comentario