{"multiple":false,"video":{"key":"crTSOXC6e2Qychvn35016","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Un inédito e histórico fallo de la justicia chilena permitió que una mujer buscara un vientre subrogante para poder ser madre. Lo particular es que dicho vientre fue proporcionado por su madre, vale decir la abuela de los nacidos, hoy un par de mellizas de un año y cuatro meses.

La experiencia, conocida en el mundo por ser practicada por famosas personalidades como Ricky Martin, quien contrató un vientre de alquiler, por ejemplo, no está regulada legalmente en Chile, por eso y contra todo pronóstico, esta familia logró conseguir su objetivo.

Tras el proceso, que consistió en sacar óvulos de la madre biológica, fecundarlos con espermatozoides del padre e implantarlos en el útero de la abuela, vino una ardua lucha legal, ya que, según nuestra legislación, la madre de las pequeñas era su abuela, Andrea.

Al respeto, Camila Chandía, madre biológica, señaló que “tuvimos mucha suerte, porque la jueza, muy empática, entendió el caso”, dijo, lo que terminó en la decisión de la jueza Macarena Rebolledo, del Segundo Juzgado de Familia, quien entregó la paternidad a quienes donaron los genes y no a quien dio a luz.

Un vacío legal que no protege a las partes involucradas y solo queda sujeto a la decisión de un juez, ya que, si la madre que da a luz decide quedarse con el nacido, la ley la protege por sobre la madre que entrega sus óvulos para la fecundación.

Tags:

Deja tu comentario