{"multiple":false,"video":[]}

El alcalde boliviano de San Buenaventura (La Paz), Javier Delgado, fue sometido a un fuerte castigo por presuntamente liderar una mala gestión. La autoridad debió estar durante una hora con una pierna en una trampa de animales denominada “cepo”.

No es primera vez que enfrenta esta situación ya que se sometió a este en 2015 y 2016, en el poblado de Tumupasa. Mientras que, este último castigo, fue en la comunidad de San José de Uchupiamonas.

En conversación con El Deber sostuvo que “este castigo más que físico es moral, se ha visto que me quieren denigrar, mostrándome como un niño que ha sido castigado por algo que ha hecho mal. Hay gente que no sabe lo que hace, debido a la desinformación”, expresó.

Debido a que consideran como “mentiroso” a Delgado habitantes de San Buenaventura buscan sacarlo del cargo.

Además, el edil afirmó que los dirigentes que lo sometieron al castigo pidieron disculpas a los demás presentes, y que él para impedir enfrentamientos no presentó ninguna objeción a la situación.

Finalmente, manifestó que “no me dejaron defenderme porque todo ya estaba decidido”.

Tags:

Deja tu comentario