Facebook

Un bebé de cuatro semanas estuvo a punto de morir luego de contraer herpes en su ojo luego de ser besado durante su bautizo, en Reino Unido.

La madre del pequeño, Ashleigh White, notó que el lactante tenía una inflamación en su ojo, por este motivo, decidió llevarlo a un doctor.

En un comienzo el médico pensó que el bebé tenía un conducto lagrimal bloqueado, lo que se cura solo. Además, no registraba fiebre y comía correctamente.

Sin embargo, con el pasar de los días las cosas empeoraron, ya que aparecieron ampollas alrededor del ojo.

Lee también: Padres olvidan a bebé de 11 meses al interior de un auto provocando su muerte

Nuevamente lo llevó al pediatra, lo sometieron a una serie de exámenes y se percataron que tenía HSV-1, conocido como herpes labial, el cual puede ser fatal para los bebés.

El virus estaba en su párpado, pero logramos detectarlo antes que pudiera entrar en el torrente sanguíneo, aunque no pudo abrir los ojos durante días”, explicó la madre del pequeño.

Lee también: Hospital realizó aborto a menor de 14 años que fue violada, pero el bebé nació vivo

Por dos semanas el bebé recibió inyecciones de antivirales tres veces al día, pero sufrió una recaída, así que el tratamiento continuará hasta marzo de 2020.

Ashleigh dio a conocer su historia en Facebook. En la publicación, explicó que “muchos amigos lo abrazaron y besaron en el bautizo”.

Sólo quiero hacer conciencia sobre los riesgos y consecuencias de besar a un bebé/recién nacido cuando sufres de llagas. No sabes lo desgarrador que puede ser ver a tu bebé tan mal”, aseguró.

Tags:

Deja tu comentario