{"multiple":false,"video":[]}

El periodo de lactancia de cualquier bebé es fundamental en su vida. Sin embargo, la leche materna también puede convertirse en un riesgo si la madre no ha tomado los resguardos necesarios.

Así quedó en evidencia en Pensilvania, Estados Unidos, donde un bebé de 11 meses falleció intoxicado por leche materna, luego que su mamá consumiera una potente mezcla de drogas: metadona, anfetamina y metanfetamina.

Según informó el noticiero norteamericano CBS News, la mujer -identificada como Samantha Jones, de 30 años- tenía una adicción a estos analgésicos, por lo que además le recetaron metadona.

Ella declaró ante la Fiscalía que, cerca de las 3 de la madrugada el bebé despertó y, como ella estaba muy cansada, no pudo levantase a prepararle una mamadera. Por ello, decidió amamantarlo.

A las pocas horas, se dio cuenta que el niño estaba pálido, por lo que llamó al 911 y lo trasladaron a un hospital, donde finalmente murió.

 

Tags:

Deja tu comentario