{"multiple":false,"video":[]}

El gobernador de Bermudas, John Rankin, puso fin a semanas de incertidumbre y aprobó una ley por la que ya no se permitirá en la isla matrimonios del mismo sexo, así como en cruceros con barcos de bandera de dicho país, lo que le convierte en el primero del mundo en legalizarlo y luego prohibirlo.

El gobernador firmó la “Ley de Uniones Domésticas” que da marcha atrás al matrimonio del mismo sexo después de que el año pasado la Corte Suprema de la isla le diera el visto bueno a la anterior ley.

Indicó que dio el visto bueno a la nueva pieza, que fue aprobada por el Senado en diciembre, “tras cuidadosas consideraciones en línea con mis responsabilidades bajo la constitución”.

En Bermudas los matrimonios del mismo sexo estaban permitidos desde mayo de 2017, después de que fuera llevada al alto tribunal por el ciudadano bermudeño Winston Godwin y su marido, el canadiense Greg DeRoche, al no ser reconocidos por el registro general de la isla.

La ley de Uniones Domésticas no permitirá el matrimonio pero si “una unión libre en la que tendrán los mismos derechos”, dijo hoy Walton Brown, ministro de Asuntos Nacionales de Bermudas.

La decisión ha despertado la oposición de varios grupos de defensa de los derechos de grupos LGBT que consideran ilegal el hecho de que se permita y luego se niegue. EFE

Tags:

Deja tu comentario