{"multiple":false,"video":[]}

Este miércoles, Bolivia enfrenta una jornada de movilizaciones a favor y en contra de la reelección del presidente del país, Evo Morales, que está habilitado para presentarse de forma indefinida a las elecciones.

La ciudad de La Paz, sede del Gobierno y el Parlamento bolivianos, presentaba a primera hora de la mañana un aspecto inusual para un día laborable, con apenas tráfico y poca gente en las calles.

Al grito de “Bolivia dijo”, detractores del presidente establecieron bloqueos del tráfico en puntos estratégicos de la ciudad, de unos 800.000 habitantes, algunos de los cuales fueron levantados por la Policía Boliviana.

Organizaciones cívicas convocaron en todo el país un paro durante esta jornada, en demanda de respeto al referéndum que el 21 de febrero del 2016 rechazó con un 51,3 % de los votos que Morales pueda presentarse a la reelección.

Los partidarios del mandatario denominaron a esta jornada como “Día de la Mentira”, al argumentar que ese resultado se produjo tras una campaña de desprestigio de la oposición que recurrió aspectos de la vida privada del presidente.

Evo Morales fue confirmado anoche como candidato del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) para los comicios de 2019, en un multitudinario acto en Santa Cruz, la ciudad más poblada y capital económica de Bolivia.

“Sorprendido y agradecido por masiva concentración de decenas de miles de herman@s de Santa Cruz que ratifican su apoyo decisivo a la estabilidad y continuidad del Proceso de Cambio. Ante la guerra sucia de falsedades se escucha con fuerza la voz del pueblo que expresa la verdad”, escribió el mandatario en Twitter.

El presidente mantiene su agenda habitual, con actos desde primera hora del día en varias partes del país.

Tags:

Deja tu comentario