{"multiple":false,"video":[]}

Ocho burros han pasado varios días privados de libertad tras comerse las flores del complejo residencial en que viven los empleados de la cárcel de Orai y solo han sido liberados tras la intercesión de un político local.

La pasada semana fueron detenidos varios burros en la zona residencial donde está la cárcel, en el estado de Uttar Pradesh, conocido por ser el más poblado de la India, con más de 200 millones de habitantes.

Según informa hoy el Hindustan Times, los animales estuvieron comiendo a sus anchas y destrozaron los jardines varias semanas hasta que en la cárcel se cansaron de la fiesta.

“No ha pasado nada”, quitaba hoy hierro en declaraciones a Efe el superintendente de la cárcel de Ori, Sitaram Sharma.

El responsable carcelario explicó que los asnos entraron a la zona residencial y destruyeron las plantas que habían colocado, por lo que decidieron encerrarlos dentro de un viejo edificio del recinto penitenciario hasta que encontraran a los propietarios.

“Así que llamamos a los dueños y se los entregamos con la advertencia de que tenían que tener cuidado y no permitir que esto vuelva a suceder”, dijo. EFE

Tags:

Deja tu comentario