{"multiple":false,"video":[]}

Corría el año 2013 cuando el buzo mariscador peruano, Alejandro Ramos, sufrió un accidente luego que la hélice de la lancha cercana cortara accidentalmente el conducto que le proveía oxígeno.

Ante esto el buzo nadó rápidamente hacia la superficie, no realizando correctamente la descompresión necesaria para evitar daños a su salud, por lo que se le hinchó el cuerpo, específicamente sus brazos y pectorales.

Según la nota publicada por BBC Mundo, los médicos no lograron explicar por qué su cuerpo tiene esa forma a cuatro años de su accidente.

Actualmente una clínica se ofreció a realizar la intervención necesaria para poder volver su cuerpo a la normalidad, no obstante y según el mismo artículo los primeros resultados, la deformidad no sería consecuencia del gas atrapado, como se pensó en un principio, sino “grasa que se desarrolla a partir de la hipodermis, la capa más baja de la piel”.

Tags:

Deja tu comentario