Agencia UNO referencial

Un dramático relato fue el que realizó Mónica Álvarez Clavijo a La Estrella de Valparaíso, luego que su hija de 24 años falleciera tras un diagnóstico errado y haber pasado por tres recintos asistenciales.

Todo comenzó el pasado 3 de junio, cuando Mabel González Álvarez (24) empezó a sentir extraños síntomas. “Mi hija me llamó cuando venía de ayudar a una amiga que tiene una hernia. Se escuchaba tan extraña, tan distorsionada, que le pedí que le avisara rápidamente a su pareja para irse al hospital, mientras mi otra hija se hacía cargo del niño”, contó la madre.

Lee también: Hospital deberá pagar $100 millones a madre luego que su bebé recién nacido falleciera tras grave negligencia

A la joven se le había dormido un lado de la cara y la mano izquierda y, además, sentía un fuerte dolor en el pecho. Producto de esto, fue hasta la unidad de Emergencias del Hospital San José de Casablanca.

Mónica explicó que “la dejaron en la categoría 3, de mediana gravedad, siendo que ella les había contado todos los síntomas que tenía: dolor de cabeza, adormecimiento de todo el lado izquierdo y dolor en el pecho”.

Según su relato, en ese momento Mabel estaba “color amarillo” y “con el ritmo cardiaco acelerado”, pero de igual manera la mandaron a la sala de espera.

“¡Hasta cuándo voy a esperar que me atiendan!”, gritó la joven a eso de la medianoche, luego de esperar por varias horas que la atendieran.

A eso de las 1:45 de la madrugada del martes 4, le dieron el alta luego de suministrarle dipirona, betametasona y suero. El diagnóstico fue cefalea.

Lee también: Madre murió tras someterse a cirugía plástica en clínica de barrio: El médico tenía sanciones por negligencia

Al otro día en la mañana, Mabel logró que la atendieran en la posta rural de Casablanca. “La vio una doctora venezolana, quien la examinó harto rato, le dio medicamentos y le pidió una radiografía. Mi hija se la fue a hacer al hospital de Casablanca y la iba a llevar en la tarde, pero no pudo, porque de nuevo empezó con el adormecimiento. Me volvió a llamar para contarme y rápidamente fuimos a la posta”, aseguró la mujer.

La afectada volvió a ser revisada por la especialista venezolana, quien le fue a consultar a la jefa de la posta, quien determinó que tenía una “crisis de pánico” y que no había “daños neurológicos”.

Con el pasar de las horas el estado de Mabel fue empeorando. Tanto así, que tuvo que ser llevada de urgencia hasta el hospital Carlos Van Buren en Valparaíso, donde tuvo una crisis. “Se estaba mordiendo la lengua también y se la llevaron rápidamente a la sala de reanimación. Ahí recién un médico nos dijo que la situación era grave y que iba a quedar hospitalizada por un cuadro de trombosis y ataque de epilepsia”, explicó Mónica.

Sin embargo, el miércoles 5 de junio a eso del mediodía la joven falleció. “Se supone que la iban a estabilizar para dar un diagnóstico más certero, pero el doctor nos dijo que la paciente había luchado por su vida y que había muerto por un paro cardiorrespiratorio y una anemia severa hemolítica”, recordó la madre.

“Tenemos claro que nada nos va a devolver la vida de mi hija, pero necesitamos que se haga justicia para que a nadie más le pase esto y que los médicos sean más humanos y empáticos. El 29 era su cumpleaños y tuvimos que celebrarlo tristemente en el cementerio, con lluvia”, agregó.

Lee también: Pacientes denuncian graves negligencias odontológicas a manos de especialista sin conocimientos en el área

A casi un mes del fallecimiento de Mabel, el diputado miembro de la Comisión de Salud, Andrés Celis, se comprometió con la familia a investigar el caso para ver la posibilidad de presentar una denuncia en la Contraloría Regional de Valparaíso, para determinar responsabilidades.

“Oficiaré a la Superintendencia de Salud, para que verifique si el Hospital de Casablanca actuó dentro de la normativa y, finalmente, pediré al ministro de Salud, Jaime Mañalich, que su cartera inicie una auditoría en dicho recinto, a raíz de las innumerables denuncias por hechos de potencial negligencia”, afirmó el parlamentario.

Tags:

Deja tu comentario