{"multiple":false,"video":{"key":"cr6ChvOsVoFcchvn31866","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Tras conocerse el caso de paternidad del conductor de televisión Sergio Lagos, quien en 2011 fue padre de un menor, salió a la luz una compleja situación que afecta a cientos de niños chilenos en todo el país.

Se trata de hijos que nacen fuera de un matrimonio y que no son reconocidos por sus padres, situación que ya acumula más de 4.800 demandas por alimentos en los Tribunales de Familia.

Al respecto, la abogada de familia Lía Rojas, en entrevista con CHV AM, aclaró que todos los menores nacidos en Chile tienen derechos sobre alimentos proporcionados por sus padres, a pesar que el progenitor se niega a reconocer su paternidad.

“Desde el año 1998, según la nueva normativa, si el padre es citado en dos ocasiones para realizarse el examen de ADN y no lo hace, se presume entonces la paternidad sin que sea necesario que se presente en un tribunal”, aclaró la profesional.

Según la abogada, este proceso es necesario y debe ser realizado frente a un juez de familia. “Para que se declare la paternidad es necesario recurrir a un tribunal y es necesario tener un abogado que patrocine esta demanda”, indicó, aclarando que, en el proceso, “el tribunal citará al padre a una audiencia y en esta situación, se presente o no el padre, es obligación realizarse el examen de ADN”.

 En el caso de los hijos “no matrimoniales”, término legal para los pequeños que nacen fuera de una unión legal, de acuerdo a nuestra legislación, cuenta con los mismos derechos de niños nacidos bajo el matrimonio.

“Una vez que existe el reconocimiento, el hijo tiene el derecho a pedir alimentos y se transforma inmediatamente en heredero”, aclaró Lía Rojas.

“Si el padre es obligado a ir al procedimiento judicial y aún si el examen comprueba la paternidad y no lo reconoce, ese padre quedará exento de todos los derechos que tiene sobre su hijo, como visitas o tener una relación, manteniendo todas las obligaciones legales”, aclaró.

Tags:

Deja tu comentario