Peppermint Chile, la reconocida empresa de venta de anteojos de sol, comunicó el cierre todos sus diferentes módulos ubicados en centros comerciales a través de su cuenta de Facebook.

“Hoy el sueño termina”, afirmó la cuenta oficial de la compañía, impactando a todos sus trabajadores: además de quedar cesantes, afirman que los dueños “desaparecieron” sin pagar las cotizaciones y sueldos correspondientes a agosto.

La situación se dio a conocer luego de que en los stands ubicados en los centros comerciales, los trabajadores comenzaran a vender los productos que sobraron para poder recaudar sus sueldos.

Los afectados culpan directamente a Mauro Aste, dueño de Peppermint, Jaime Mesa, gerente de ventas y a Isidro Gonzáles, el contador de la empresa.

Lee también: Ojo con las tarjetas sin contacto: Las 5 estafas más comunes en Fiestas Patrias y cómo protegerte de ellas

Comunicado Oficial Cierre Peppermint ChileTodo partió con un sueño. Fueron años de duro trabajo para lograr estar…

Publicado por Peppermint Chile en Miércoles, 11 de septiembre de 2019

Mariel Barahona, ex trabajadora de esta empresa, afirmó para Bio Bio Chile que desde hace un tiempo la empresa estaba presentando problemas: no tenían productos, boletas y sus cotizaciones estaban declaradas pero impagas.

Sin embargo, el dueño había prometido restablecer la situación, lo que los trabajadores aseguran nunca ocurrió.

“Por contrato a nosotros nos debían haber pagado el sueldo el viernes 6 de agosto, pero ese día nos dijeron que estaban con problemas de caja, que no tenían dinero y que el lunes nos iban a pagar. Llegó el lunes, no había plata en nuestras cuentas y nos informan que el dueño había desaparecido“, agregó Barahona.

La mujer afirmó que la oficina central estaba desmantelada, por lo que los trabajadores contactaron con el abogado de Aste, quien a través de un correo electrónico les habría indicado que podían vender los productos que quedaban en los módulos para costear sus sueldos.

Tras este hecho, los ex empleados de Peppermint Chile interpusieron una demanda a través de la Inspección del Trabajo.

Lee también: A no sufrir en Fiestas Patrias: 6 precauciones para evitar estafas al arrendar una propiedad

Una vez ésto se conoció esta situación en redes sociales, la empresa publicó un comunicado en que la directiva apunta al rol de la administración que contrataron, asegurando que “las malas decisiones y una serie de problemas financieros” llevaron al déficit económico de la empresa.

“Hicimos todo lo posible para revertir la situación, iniciando por tomar nuevamente el control de la administración, nuevas estrategias de ventas, liquidación de los productos e incluso buscando aliados y financiamiento. Aunque lo intentamos todo, la situación fue irreversible“, apuntaba el escrito.

Aun así, la empresa no está legalmente en quiebra, por lo que sus trabajadores siguen trabajando en los módulos con la incertidumbre de no saber cuando les pagarán.

Tags:

Deja tu comentario