Foto: Agencia Uno

Durante el mediodía de este martes, la Seremi de Salud decretó la prohibición de funcionar para la Clínica Acuario, ubicada en la comuna de Providencia, en donde este lunes murió Tahía Cea Saldías (20), una paciente que había acudido al establecimiento para realizarse una abdominoplastía.

En medio de su inspección, la seremi de Salud Rosa Oyarce explicó que se detectaron una serie de falencias en el recinto, como la ausencia de un reanimador y deficiencias de infraestructura. “Van a tener que, en el fondo, volver a armar esta clínica si es que quieren seguir funcionando“, aseguró.

Sin embargo, eso no es lo único. De acuerdo a una publicación de La Segunda, el establecimiento conducido por el médico Jorge Sepúlveda González (63) tiene al menos dos denuncias previas de pacientes que quedaron disconformes con los servicios: una por una cirugía fallida, y la segunda por un procedimiento que derechamente no se realizó.

Lee también: El momento exacto del ataque de familiares indignados a clínica estética en Providencia por la muerte de una joven

“Secuelas difíciles de corregir”

La primera data de 2013, cuando una mujer interpuso una acción penal por una abdominoplastía fallida. En agosto de ese año, la clínica le realizó una primera intervención que fue suspendida presuntamente por una hemorragia abundante, por lo que en noviembre, dice la querella, le hicieron un segundo procedimiento en que la paciente “quedó en peores condiciones físicas y psíquicas (…) que le provocaban unos dolores insoportables en el abdomen”.

Como resultado, la mujer tuvo un “empeoramiento de la pared abdominal” y en 2014 le hicieron una tercera operación, con resultado deficiente. “Hay secuelas estéticas y funcionales que serán difíciles de corregir. Posiblemente necesitará más de una operación y ellas no alcanzarán el resultado (esperado) si dicha cirugía se hubiera hecho bien la primera vez“, dice un informe que se adjuntó en la acción judicial.

Por este incidente fueron formalizados dos médicos, entre ellos Sepúlveda, por cuasidelito de lesiones: con uno se llegó a acuerdo reparatorio, pero en el caso de Sepúlveda la investigación sigue abierta.

Te puede interesar: Joven acusa negligencia médica luego que confundieran mordedura de araña de rincón con la picadura de un zancudo

“Nunca había sido operado”

El segundo caso es de 2012, cuando la clínica se llamaba “Medicina y Estética”, y el afectado interpuso la querella en 2015. Por esos días, un paciente acudió al centro con la intención de hacerse una rinoplastía para corregir un golpe que había recibido en la nariz cuando tenía 16 años, y en el lugar le dijeron que el procedimiento era viable, aunque no le hicieron ninguna radiografía.

La operación se realizó en julio, por la que pagó $1,5 millones, y cinco días después el paciente notó que le salía sangre por la nariz y que había mal olor, por lo que acudió a la misma clínica, donde le recetaron una crema.

Pero como la situación no mejoró, consultó con otro medicó que determinó que tenía una infección en la zona de la operación y le recetó antibióticos. Pero además lo mandó a hacerse exámenes que revelaron que “su tabique nasal nunca había sido operado, mostrando únicamente algún tipo de intervención en la zona exterior de la punta de la nariz“.

En este caso el paciente y los médicos llegaron a un acuerdo reparatorio en noviembre de 2015, por el que los dos doctores que participaron de la intervención le pagaron $5 millones.

Además, existen tres demandas civiles contra la clínica, la más reciente data de septiembre de 2018, Juzgado Civil de Santiago ordenó a la sociedad pagar más de $26 millones por negligencias en el post operatorio de dos cirugías.

Te puede interesar: Ex productor de TV está en coma tras consumir medicamento recetado por su dentista

 

Tags:

Deja tu comentario