{"multiple":false,"video":[]}

“Aquí se produce azúcar para Chile y trabajo para chilenos, por lo tanto, su cierre va a crear mucha cesantía. El trabajo de esta planta es fundamental para la provincia, se generan más de 31 millones de dólares que quedan acá”.

Con esas palabras se refirió Ciro Tapia, presidente del sindicato de trabajadores de Iansa, respecto al cierre de la planta azucarera en Linares. En conversación con El Heraldo, el dirigente añadió que “más de 500 trabajadores perderían sus empleos en forma directa y más de 1.500 en forma indirecta”, según informó CNN Chile.

No obstante a esas cifras, la crisis que producirá el cese de actividades de la emblemática planta de Yerbas Buenas podría ser mayor. Efectivamente, son 200 operarios y otros 300 empleados los que quedan cesantes de manera automática, pero a eso se deben sumar los remolacheros, agricultores y prestadores de servicio de la compañía.

De acuerdo con datos proporcionados por el mismo sindicato y algunas autoridades, la cifra de personas afectadas sería de 4 mil trabajadores.

Hace un tiempo que se preveía que el cierre de la fábrica era una posibilidad. En marzo, el sindicato se reunió con la gerencia de la empresa cuyos cultivos se extienden en 5.700 hectáreas. Tras ello, se llevaron a cabo varias manifestaciones en apoyo a los remolacheros que, sin embargo, no lograron evitar la trágica noticia que Bío Bío Chile confirmó.

 

Tags:

Deja tu comentario