La condición de refugiado, según lo establece la ONU, se otorga a aquellas personas que huyen de conflictos armados o persecución en sus países de origen y cruzan a otra nación en busca de seguridad.

El año pasado, Chile recibió 2.620 solicitudes de extranjeros para ser reconocidos como refugiados, una cifra tan alta que desde el Ejecutivo consideran que muchos foráneos buscan “banalizar” esta figura jurídica y utilizarla como una forma de regularizar su ingreso al país.

“Muchos se pasaron el dato porque pensaron que era una visa más fácil de obtener, con una permisividad total de la administración anterior”, afirmó Álvaro Bellolio, director del DEM.

Te puede interesar: Gobierno de Sebastián Piñera ha gastado un millón de dólares en expulsar extranjeros durante este 2018

Así, según cifras del Departamento de Extranjería y Migración (DEM) del Ministerio del Interior, en 2018 Chile aprobó 171 de esas solicitudes y rechazó otras 2.449.

De esa cifra de rechazos, 1.831 casos fueron archivados, porque el interesado no se presentó a las citaciones o no llevó los antecedentes, y otros 618 fueron rechazados por no cumplir con los requisitos de la Ley 20.430, que norma la protección de refugiados en Chile.

Lee también: Inescrupuloso actuar de mafias que cobran dinero por puestos de atención en Extranjería

Según datos de la Subsecretaría del Interior, personas que provienen de Cuba, Venezuela y Colombia acumulan la mayoría de las peticiones de refugio y asilo. Hasta noviembre de 2018, estaban en la espera 2.760 cubanos, 1.657 venezolanos, 1.132 colombianos y 128 personas de otros países, según datos que publicó El Mercurio.

Tags:

Deja tu comentario