{"multiple":false,"video":{"key":"csiwXEfWagsmchvn36977","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

A las 00:00 horas de este viernes se inició oficialmente la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

A esa hora comenzaron a regir los aranceles de 25% que el gobierno de Donald Trump impuso a productos chinos de la industria aeroespacial, robótica y maquinaria, entre otros, por un valor de unos 34 mil millones de dólares.

Horas antes el presidente estadounidense había dicho que se reuniría con Vladímir Putin la próxima semana, y aseguraba que “llevarse bien con Rusia y también con China, además de otros países, es algo bueno, no es malo”.

Sin embargo, los gravámenes se aplicaron igual, apelando a su idea de equilibrar una presunta injusticia histórica que ha existido en el intercambio entre ambos países.

China no se quedó de brazos cruzados y pagó con la misma moneda. Como ya había advertido, impuso gravámenes a productos principalmente agrícolas y ganaderos producidos en zonas que votaron de manera amplia por el republicano en 2016.

En total son cerca de 1.300 productos en el mundo que serán más caros de ahora en adelante. Entre ellos se encuentra la carne de cerdo, paltas, soya y papas.

El vocero de la Cancillería china, Lu Kang, dijo: “Nuestro país siempre se ha opuesto al unilateralismo y al proteccionismo comercial”, y agregó que “cuando los intereses legítimos de China son tratados injustamente, China reaccionará de la manera necesaria”.

 

Tags:

Deja tu comentario