{"multiple":false,"video":{"key":"cr4hLSzAJka6chvn31529","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

El aumento de prestamistas ilegales causa preocupación, principalmente por el gran nivel de endeudamiento que existe entre los chilenos, y sobre todo, entre pequeños comerciantes, quienes se han transformado en el blanco perfecto para estos proveedores de dinero informales.

Pequeños locatarios y comerciantes callejeros aseguran que su negocio pasa por un muy mal momento, ya que las ventas muchas veces no alcanzan para solventar los gatos de sus negocios.

Es entonces donde aparecen los prestamistas, quienes bajo el método del “gota a gota”, (pago diario de la deuda con altos intereses), está mermando sus fuentes de trabajo.

Este es el caso de Aliro, un comerciante que tiene un puesto en Avenida Independencia, quien tuvo que recurrir a estos préstamos informales para salvar su negocio.

“Pasan a diario, mientras no se cumpla el plazo de ellos de pago que es de 20 días, asegura el trabajador, quien además contó que, muchos de estos sujetos, “son medios pasados para la punta”, indicó el hombre, quien reconoció haber sentido apremio al momento de ser visitado por los cobradores.

Su deuda asciende a un total de $120 mil, de un total de $100 mil prestados. Cada día debe pagar nueve mil pesos para poder cumplir con el pago pactado.

El problema se produce cuando las instituciones bancarias niegan préstamos a comerciantes que cuentas con antecedentes de morosidad o no reúnen los requisitos solicitados.

Mario Espinoza, abogado de “Defensa Pymes”, aseguró que “la idea es no caer en una situación de endeudamiento informar, porque eso genera cobros abusivos, riesgos para el patrimonio e incluso matonaje”.

 

Tags:

Deja tu comentario