Ya no es sólo un término de moda: sabemos que los millennials son una generación real, así como las X, Z y baby boomers. Quizás ha sido el segmento más polémico, implicando un quiebre en la manera de vivir la vida e imaginar el rol del individuo en la sociedad.

Es así como esto también se extrapola al ambiente laboral. Uno de los prejuicios con los que más se encuentran los millennials es el que son demasiado selectivos a la hora de elegir un trabajo. A la vez, aquello ha implicado un aumento en emprendimientos y pymes.

Y es que finalmente se trata de un cambio de cultura que ha afectado incluso a nivel organizacional a muchas empresas, y a la sociedad en todo orden de cosas.

Este es uno de los prejuicios, o “mitos” que hay en torno a la realidad laboral de los millennials. Pero, ¿es esto algo negativo o un síntoma de la nueva realidad que vivimos?

Te puede interesar: Generación X o millennials: ¿Cómo son los hijos de la web?

¿Cómo trabajan y qué quieren?

Sin duda alguna existe una mayor rotación en puestos de trabajo, y flexibilidad en el trato entre colegas. Hoy la cultura dentro de un ambiente laboral tiende a ser más transversal y este es un elemento muy millennial que ha impregnado las interacciones sociales.

Una realidad: cada día se deja más de lado el mando autoritario o la verticalidad del poder, permeando la comunicación de un “tú a tú” que propicia la retroalimentación y afecta positivamente al ambiente laboral.

Definitivamente esto es algo positivo y que parece haber llegado para quedarse en toda organización.

Lo mismo se ha replicado mucho en el área del emprendimiento. Esta idea de “ser tu propio jefe” está muy presente en las nuevas generaciones, pero aún no del todo. Sí ha propiciado una nueva economía, más diversa, y un espacio en el que todos pueden desarrollar sus ideas.

Lee también: ¿Será el fin del anhelado 7?: Profesora encontró novedosa fórmula para ponerle nota a sus alumnos millennials

Camila Yuretic, directora comunidad de LAUNCH Coworking, comenta que “he escuchado decir que los espacios de cowork son como estar en la universidad: hay puros jóvenes pasándolo bien. Pero en estos espacios se respira trabajo”.

Además, agrega a este “perfil” que el único patrón es que: “No hay requerimiento de edades o de cultura, lo importante es relacionarse con personas claves para el negocio, que tengan lo que nos hace falta y que de esa unión nazca una potente mezcla”.

Ante el anterior mito, hay otra realidad confirmada: sí duran menos en los puestos de trabajo. Esto, por una parte, ha sido una práctica de empleadores en los últimos años. Al mismo tiempo, se ha potenciado por las ganas de probar diferentes áreas del desempeño laboral.

Más informaciones: Millennials chilenos: La generación que busca ascender social y económicamente

Nuevos métodos, nuevo lugar

El aumento de trabajadores independientes, emprendimientos y esta nueva cultura laboral de la que se habla, ha ido de la mano con un fenómeno, un gran cambio en la manera de ejercer y en los espacios de trabajo.

Es así como han nacido los cowork, que podrían ser la representación máxima del trabajador millennial, implicando espacios abiertos, transversales, en los que la interacción y el contacto cara a cara son uno de los elementos principales.

Lee también: Desde subir tu CV a Internet hasta gestionar llamados: 8 tips para aprovechar el verano y encontrar trabajo

Trabajar en un espacio colaborativo significa cambiar radicalmente la forma en que conocemos el trabajo hasta hoy. Invita a crear, nos abre la mente, y da la oportunidad de hacer crecer proyectos, ya que podemos aprender a través de la experiencia de otros que comparten el mismo espacio”, agrega Camila Yuretic, quien coordina LAUNCH Coworking.

Además, la convergencia de diferentes empresas en un mismo espacio fomenta la creatividad y mejora las habilidades sociales de todos. Usualmente estos lugares apuntan a estructuras abiertas, amplias, con mensajes inspiradores y sectores de esparcimiento y recreación.

Tags:

Deja tu comentario