{"multiple":false,"video":[]}

Los trabajadores de una fábrica en Alemania donaron un total de 3.264,5 horas extras a un compañero que quedó viudo y debía cuidar a su hijo con leucemia.

Se trata de Andreas Graf, un hombre que sufrió la muerte de su esposa producto de un ataque cardíaco, justo cuando habían dado de alta a su hijo Julius, de tres años, diagnosticado de leucemia.

Junto con el dolor de perder a su mujer y la responsabilidad de su hijo, Graf debió enfrentar una noticia igual de mala: se le habían acabado las vacaciones.

Sin poder faltar al trabajo, este hombre acudió a la gerenta de Recursos Humanos, Pía Meier, a quien se le ocurrió una brillante idea: que sus compañeros le donaran horas extras.

Así, la ejecutiva inició una campaña para reunir la mayor cantidad de trabajadores que quisieran donar sus descansos y tomar horas extra. De este modo, podrían entregarle tiempo libre a este joven padre.

Finalmente, la iniciativa reunió a 650 trabajadores de la compañía, lo que significó que en total se reunieran 3.264,5 horas extras.

Esto derivó en nuevas vacaciones pagadas para Graf. “Sin esta ayuda, estaría sin trabajo ahora mismo”, declaró el emocionado padre.

Tags:

Deja tu comentario