{"multiple":false,"video":[]}

El inescrupuloso conductor avanzó por más de 6 kilómetros con la víctima fatal encima, hasta que un motorista se cruzó en su camino para detenerle.

Por su parte la que se agolpó a mirar la escena, no daban crédito a lo que veían, un ciclista, atropellado y muerto, incrustado en el cristal delantero.

Cuando  llegó la policía detuvieron al conductor, un hombre que claramente estaba conduciendo en estado de ebriedad.

Deja tu comentario