{"multiple":false,"video":{"key":"crJgiHKfNT4ychvn33556","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

El actual subdirector de Carabineros, general Julio Pineda, quien investiga el caso de la llamada “Operación Huracán”, fue cuestionado duramente por la familia de Rodrigo Avilés, joven que, recordemos, estuvo al borde de la muerte tras ser impactado por un chorro de un carro lanza agua en la marcha del 21 de mayo del 2015 en Valparaíso.

Los familiares señalan que el uniformado no es la persona idónea para realizar la indagación ya que, en el caso de Avilés, aseguran, intentó interrumpir el proceso.

Cabe destacar que Pineda tiene una importante misión encargada por el Ministerio del Interior y en tiempo récord, ya que deberá entregar un completo informe sobre lo sucedido en la Unidad de Inteligencia Operativa Especial, ante la posibilidad de manipulación de evidencia en la denominada “Operación Huracán”.

Al respecto Félix Avilés, padre de Rodrigo, expresó que “me preocupa mucho que el general julio Pineda tenga hoy día la confianza institucional y del Gobierno para la investigación de un caso tan grave, como lo que ha hecho Carabineros en La Araucanía”.

Antes de asumir sus labores en la subdirección de Carabineros, Pineda fue general jefe de la V Zona de Carabineros, justo en el momento en que el chorro de agua del carro lanza aguas cambió la vida del joven y su familia.

Tras el violento hecho, El general Pineda declaró “analizando, no habría participación de Carabineros. El carro lanza aguas es el sistema más inofensivo que tenemos”, declaraciones que quedaron nulas tras comprobarse que las graves heridas fueron producto de esta situación.

Según el padre de Rodrigo Avilés, “todas sus declaraciones nos deja como antecedentes que hubo intensión para que no se conociera la verdad”, agregando que “la conducta del general Pineda en muchas investigaciones dice relación a no ser celoso en la búsqueda de la verdad, sino una preocupación por hacer una defensa corporativa”.

Tags:

Deja tu comentario