{"multiple":false,"video":{"key":"oVqhw5zT2G","duration":"00:05:59","type":"video","download":""}}

La Subsecretaría de Prevención del Delito se reunió con Carabineros para evaluar las medidas que se tomarán el 8 de marzo con motivo de las manifestaciones en el marco del Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Las autoridades informaron que la coordinación de seguridad de la marcha estará liderada por mujeres, repitiendo la tónica que se vivió en 2019, donde también se vio una gran cantidad de uniformadas resguardando la manifestación.

Este año serán 1.700 las carabineras que se desplegarán a nivel nacional, aproximadamente mil de ellas en la Región Metropolitana. La general Berta Robles, quien estará a cargo de la coordinación en la capital, explicó que las mujeres estarán en el acompañamiento directo de las manifestantes y “eso no quiere decir que el personal masculino va a quedar en el cuartel, no, ellos también van a trabajar”.

A la vez, las autoridades hicieron una invitación a las convocantes para poder realizar una coordinación conjunta de las medidas de seguridad, teniendo en cuenta que el martes las agrupaciones feministas declararon que no pedirán permiso a la Intendencia para marchar.

Lee también: Coordinadora 8M: “El intendente Guevara es un agresor de mujeres y no estamos dispuestas a negociar con él”

La subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, explicó que “el objetivo de esta reunión es poder generar la instancia de coordinación con ellas y con todas aquellas instituciones u organizaciones que quieran participar de las distintas manifestaciones que se van a realizar a nivel nacional”.

Lo que buscan es establecer un trazado de la marcha y el lugar de término: “Queremos que los lugares donde ellas estén en todo nuestro país, tengan las garantías suficientes para que puedan legítimamente manifestarse y al mismo tiempo podamos resguardar el orden público a las personas que viven en esos sectores o circulan por ahí”.

En respuesta a la medida anunciada, la directora ejecutiva de la Corporación Miles, Anita Peña, dijo que “si hay una intención de las mujeres carabineras a participar, tienen que sacarse el uniforme. El uniforme representa hoy día a una institución que ha violado de manera sistemática los derechos humanos en Chile”.

Tags:

Deja tu comentario