{"multiple":false,"video":{"key":"cr5NryfwV6eqchvn31755","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Este 17 de noviembre se celebra el Día del Prematuro, es decir, aquellos bebés que nacen antes de las 37 semanas de gestación.

Según los especialistas en neonatología, la mayoría de estos casos llegan al mundo con la piel muy delgada y con la necesidad de ventilación mecánica. Debido a ese daño pulmonar, estos niños muchas veces necesitan oxígeno domiciliario.

Las historias de las familias que luchan con bebés prematuros son estremecedoras. Uno de los casos es el de Juan Pedro, que nació en 2016 a las 23 semanas de gestación.

“Me dijeron que iba a morir, era muy chico. A las 22 semanas se considera un aborto espontáneo”, afirmó su mamá en ese momento.

Hoy, la realidad de Juan Pedro es distinta: ya tiene un año de vida y, gracias a la hospitalización domiciliaria, ha crecido sano.

Tags:

Deja tu comentario