{"multiple":false,"video":[]}

Parece una historia sin fin, un círculo vicioso que impide acabar con otro aún más peligroso, el de la delincuencia, un ambiente del cual Bernardo Gálvez de la Legua quiere alejarse en forma definitiva. Sin embargo, según acusa, su condición de ex reo sigue pesando en la comunidad.

En Chile, según cifras publicadas este 2018 por Fundación Paz Ciudadana, cada año egresan más de 17.000 personas de las cárceles, para las cuales existen sólo 350 cupos en programas de reinserción haciendo cuesta arriba el camino de la libertad sin delinquir.

Bernardo, según contó a Chilevisión Noticias, estuvo privado de libertad por 14 años tras ser encontrado culpable por el delito de tráfico de drogas.

Según relató el ex recluso a Cazanoticias, en la penitenciaría estudió e hizo un curso de repostería y manipulación de alimentos. Salió en libertad en junio de 2017 y a la semana de libertad pidió prestado dinero para comprar un carrito de comida rápida e iniciar su propio negocio.

No obstante, su sueño de rehabilitación se vio truncado de la noche a la mañana, tras acudir a la Municipalidad de San Joaquín para pedir una patente, trámite que duró un año, proceso tras el cual recibió un no por respuesta, según argumentó debido a la oposición de juntas de vecinos del sector.

 

Imagen foto_00000015

Tags:

Deja tu comentario