{"multiple":false,"video":{"key":"crCtHhg7Or5Wchvn32638","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Franco Hontavilla se repitió el plato. En el año 2009 estuvo junto a la presidenta Bachelet tomando desayuno, ya que había logrado ser puntaje nacional en la PSU. Ocho años después volvió a vivir esta especial experiencia tras volver a alcanzar el máximo puntaje en la prueba de selección universitaria.

El joven, que en su primera prueba decidió estudiar ingeniería en la Universidad de Chile, ahora se une al selecto grupo compuesto por 125 chilenos y chilenas que lograron compartir con la mandataria en La Moneda, en reconocimiento a su logro.

Ahora Franco decidió ser profesor de matemáticas. Por eso volvió a rendir el test, una decisión que la misma presidenta destacó.

Al respecto, Franco indicó que “ingeniería era un complemento para ser un mejor profesor”, afirmó tras convertirse en doble puntaje nacional en matemáticas.

Sin embargo, y a pesar del entusiasmo de quienes lograron esta meta, las cifras mostraron una disminución, en relación a años anteriores. Es así como en 2016 se registraron 163 puntajes nacionales, en contraste con los 151 de este 2017.

Tags:

Deja tu comentario