{"multiple":false,"video":[]}

Croacia se ha convertido en el centro de la atención del mundial de Rusia 2018 tras su clasificación a la final del certamen que se disputará este domingo a las 11 de la mañana hora de Chile, en un partido electrizante donde, se espera, se encuentre entre el público la presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarovic, quien no se ha pedido partido del elenco que representa a su país, excepto la semifinal contra Inglaterra.

La mandataria, quien ha llamado la atención por compartir con los hinchas en la zona de galería vistiendo una camiseta oficial de su selección y no en el sector vip, donde suelen estar las autoridades, se ha transformado en ejemplo de trasparencia.

La mandataria solo ha estado una vez en tribuna, tras la invitación Gianni Infantino, presidente de la FIFA, en el contexto del partido donde Croacia venció a Rusia, pasando a semifilanes. Un partido vital, similar a la final de este domingo, donde se espera que la presidenta sea nuevamente invitada al palco de honor.

Claro, sobre todo después que se conociera que su estadía en Rusia no ha significado ningún costo económico para su país, ya que, según informó el diario deportivo Marca, Kolinda decidió descontar de su sueldo como presidenta los días que ha pasado en Rusia presenciando la cita mundialista.

De acuerdo a la publicación, este domingo la mandataria croata “se pagará de su propio bolsillo el billete de avión en clase turista, costeará sus entradas al estadio y se descontará de su sueldo los días no trabajados, como ha hecho en todos los otros partidos en esta Copa del Mundo”.

 

#croatia 🇭🇷 #footballsupporters #aroundtheworld #together

A post shared by Kolinda Grabar-Kitarović (@predsjednicarh) on

Tags:

Deja tu comentario