{"multiple":false,"video":{"key":"crTWW6COnztkchvn35025","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

En la noche del viernes, Donald Trump, presidente de Estados Unidos, anunció y ejecutó un bombardeo en Siria junto a la alianza de Francia y Reino Unido. Este ataque tenía por objetivo destruir un depósito y un almacén de armas químicas, además de un centro de investigación científica en las cercanías de Damasco.

Tras un balance posterior al bombardeo que se ejecutó por más de una hora, Donald Trump publicó en su Twitter que éste había sido perfecto, y que se sentía orgulloso de las Fuerzas Armadas de su país.

Por otra parte, el ejército sirio aseguró haber derribado 70 de los 110 misiles lanzados tanto por Estados Unidos (con aparatos aéreos, cazabombarderos y buques de guerra) como por Francia (en una fragata apostada en el Mediterráneo), a pesar de no contar con armas de última generación.

Sumado a esto, en Siria señalaron que no se registraron grandes destrucciones, atribuyéndolo al buen actuar de su ejército. Al mismo tiempo, afirman que no habría víctimas fatales tras el ataque.

Por su parte, la vocera del Departamento de Defensa de Estados Unidos, Dana White, señaló que el gobierno de Assad ha abandonado sus compromisos con la comunidad internacional, tras el presunto ataque químico vivido la semana pasada en Duma, Siria, siendo este antecedente el causante del bombardeo.

Por su parte, la Primera Ministra de Inglaterra, Theresa May, no descartó futuros ataques similares si es que el presidente sirio vuelve a emplear armas químicas.

Por último, esta tarde se realizará una reunión urgente entre el Consejo de Seguridad de la ONU y Rusia, para evaluar este reciente acontecimiento de contingencia mundial.

 

 

Tags:

Deja tu comentario