{"multiple":false,"video":{"key":"crD3Bs9gmGQ6chvn32795","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

El año 2017 fue el más seguro de la historia de la aviación, ya que no se registró ninguna víctima mortal en vuelos de grandes aerolíneas comerciales, según los datos recabados por la organización holandesa especializada Aviation Safety Network.

Incluyendo pequeños aparatos de más de 14 asientos y vuelos de transporte de mercancías, el pasado ejercicio se contabilizaron un total de 10 siniestros aéreos, en los que murieron 44 personas en vuelo y 35 en tierra, sobre un total estimado de 36,8 millones de vuelos en todo el planeta.

De ellos, dos tuvieron problemas durante el ascenso inicial, tres en vuelo, otros tres en el descenso para aterrizar y dos durante el aterrizaje.

En 2016, Aviation Safety Network había contabilizado 16 accidentes que causaron 303 muertos, con lo incluyendo los cinco accidentes de cargo citados y cinco de pequeños aparatos el 2017 sigue siendo “el año más seguro tanto en número de accidentes como el término de bajas mortales”.

El ratio de mortalidad aérea comercial se sitúa en un deceso por cada 7,3 millones de vuelos, en un cálculo que no computan accidentes militares y que deberán confirmar a lo largo de 2018 los datos Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), con sede en Montreal. EFE

Tags:

Deja tu comentario