{"multiple":false,"video":{"key":"czjKwn9yX0k","duration":"00:04:08","type":"video","download":""}}

¿Qué podrían tener en común, un eclipse, un paseo en auto, un simple ejercicio para niños y una distorsionada imagen de nuestro universo? Para saberlo nos subimos al auto, con el astrónomo y premio nacional de ciencias, Mario Hamuy.

Le preguntamos cómo funciona el GPS; “Los satélites y los celulares se comunican a través de señales electromagnéticas que se desplazan a la velocidad de la luz. El satélite calcula el tiempo que demora la señal en volver desde el celular y así deducir la distancia“.
De seguro, las preguntas que el propio Einstein tenía en su cabeza eran algo más complejas. Hace 104 años, el físico alemán decidió romper el paradigma y nos llamó a mirar el universo con otros ojos. Tituló ese trabajo como la teoría de la relatividad.
“Podemos pensar que el espacio es como una gran sábana flexible y cuando uno ubica estos objetos sobre él, estos lo cambian hundiéndolo. Y ese hundimiento es el que genera todos los efectos gravitacionales que conocemos. Así se generan caminos conocidos como órbitas, las cuales se pueden predecir a través de la geometría del espacio”, declaró Sergio Vázquez, astrónomo del Museo Interactivo Mirador (MIM). 
Pero Einstein necesitaba comprobar que no estaba equivocado y la respuesta le llegó, literalmente, desde el cielo. 
El mismo fenómeno del que seremos testigos el dos de julio, en los cielos de Atacama Y Coquimbo fue la evidencia que demostró que Einstein no estaba equivocado. Esto, cuando se pudo observar el comportamiento de las estrellas que rodeaban la llamada corona solar o circulo de luz que genera un eclipse.
“La estrella aparecía desplazada, alejada del sol, debido a que el sol curva el espacio. Y esa observación fue clave para demostrar que Einstein tenía la razón“, agregó Hamuy.
Ese efecto se llama ‘lente gravitacional’. Se ve cómo hay galaxias que están totalmente deformadas, en formas de anillos, en torno a otros. Esto sin la teoría de la relatividad general, no sabríamos cómo interpretarlas”, afirmó Vásquez.
En un eclipse observamos como se genera este anillo perfecto, el que bajo la mirada de un telescopio, nos muestra una imagen muy similar a un difuso universo, debido a que es el propio espacio el que se curva alrededor del Sol. 
Fue la visión de un genio, la ocurrencia de un eclipse, la nueva perspectiva del universo y la tecnología desarrollada en base a eso lo que facilitó que por ejemplo que hoy, podamos escoger la ruta más eficiente para llegar a casa. Todo mediante la particular relación entre un eclipse solar y lo que Einstein imaginó en sus revolucionarios pensamientos.
Tags:

Deja tu comentario