{"multiple":false,"video":{"key":"csmmFmH61bUAchvn37496","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Es la moda del momento en redes sociales. El lugar perfecto para exhibirlo es Instagram y los elementos necesarios para conseguir el éxito, un automóvil en marcha, subir el volumen y escuchar la canción “I my feelling” del rapero Drake, bajarse y bailar para la cámara asumiendo las consecuencias.

Entre quienes asumieron este desafío se encuentran varios famosos como la mexicana Thalía, Noah Schnapp, Millie Bobby Brown, Dua Lipa y Will Smith, mientras que en Chile la más reciente entrega local del Kiki challenge la hizo la alcaldesa de Maipú Cathy Barriga.

La edil compartió una historia a través de su cuenta de Instagram, donde aparece en la explanada del templo votivo de Maipú bajando de su auto y bailando junto al vehículo en marcha, mientras que hacia el final de la historia se ve a tras de la autoridad aparecer a Renacín, mascota oficial de la comuna y que aparenta ser un sol, aunque en redes sociales ha sido confundido con un primo lejano de Pikachu.

Pero este desafío tiene otra cara no tan divertida como el Kiki challenge protagonizado por Barriga. Se trata de la serie de casos de accidentes que ha provocado esta tendencia. Entre los más graves está el caso de la adolescente de 18 años Anna Worden en la ciudad de Bettendorf en Iowa, Estados Unidos, quien resultó con una fractura en su cráneo y sangrado en su cerebro.

Según explicó al diario La Cuarta el secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Seguridad del Tránsito (Conaset), Luis Stuven, el Kiki challenge “se presenta como un juego inofensivo, pero representa un riesgo muy alto no sólo para el conductor que hace esta maniobra, sino porque expone innecesariamente al riesgo a terceras personas”.

El Kiki challenge, según nuestra legislatura, representa una infracción de tránsito grave, atrevida maniobra que es sancionada con multa que va de 1 a 1,5 UTM (47 a 71 mil pesos, aproximadamente), según explicó la autoridad.

En tanto, todo indica que Cathy Barriga no habría cometido la infracción, ya que el video, según se aprecia y por la presencia del corpóreo de Renacín, habría sido preparado y realizado en un lugar privado y sin tránsito de vehículo, pero representando un riego para la edil que, en este caso, asumió las consecuencias y afortunadamente no se sumó a otro lamentable caso como el de Anna.

 

Tags:

Deja tu comentario