Por Alejandro Sepúlveda Jara
{"multiple":false,"video":{"key":"bHQxdB","duration":"00:01:00","type":"video","download":""}}

Y Chile, ¿cuándo se declarará en Estado de Emergencia Climática? Ya lo han hecho Irlanda, Canadá, Francia, Argentina, entre otros países e instituciones a nivel mundial. Nuestro país, como anfitrión de la COP25 este año, debiera dar un paso en ese sentido, más aún, con las evidencias que tenemos día a día.

¿Cuáles? Sólo por darles un ejemplo que esté ocurriendo en este momento (miércoles 24 de julio), ¿les parece “normal” que registren lluvias en sectores del norte grande, mientras brilla el sol sobre el centro-sur del país en pleno julio? No, verdad. Por ningún motivo.

Lee también: #EmergenciaClimática: Cobertura del hielo marino antártico se redujo a su mínimo histórico para mayo

La #EmergenciaClimática nos asfixia día a día, empeora a cada hora. Tanto así que la directora del programa de Nacional Unidas para el medioambiente, Igner Andersen, afirmó que “si no tomamos acciones, vamos a crear un mundo que incluso no podemos ni imaginar, en el sentido de que estamos viviendo más allá de los últimos límites que soporta el planeta”.

La especialista danesa, en entrevista con EFE, anticipa que cuando la temperatura media del planeta aumente 1,5 grados en comparación con la era preindustrial habrá áreas que quedarán sumergidas bajo los mares. Añade que “grandes partes de la Tierra no estarán habitadas por las altas temperaturas. En muchas no se podrá cultivar y millones de personas se verán forzadas a emigrar, si no se avanza hacia un mundo descarbonizado”. Descarbonización, ¿les suena familiar? AHORA, no a 2040.

Estos mensajes nos llegan en forma de incendios, olas de calor, tormentas o inundaciones, la naturaleza nos está diciendo que necesitamos actuar”, sostiene Igner Andersen, quien insiste en la necesidad de descarbonizar las economías e invertir en energía renovable.

Lee también: ¡De mal en peor! La concentración de CO2 en la atmósfera alcanzó un nuevo récord

Para la exdirectora general de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza es imperioso descarbonizar la economía para llegar a un mundo sin CO2 en 2050. Pero hasta entonces, “en este periodo de transición”, insiste en que hay que asegurarse “que invertimos en naturaleza”, en bosques, en tierras, en manglares. “Porque no podemos apagar hoy la energía y tener energía renovable mañana”. Se necesitan 20 años y con dicha inversión en biodiversidad “la naturaleza nos puede dar una pausa”, concluye.

 

Tags:

Deja tu comentario